La columna vertebral


Uno de los temas del momento, bueno aparte de “Ar ar ar arrr mi celular” es la nueva figura del departamento de comunicación del estado. Tengo entendido - según artículos que leí sobre el tema - que bajo ningún motivo este departamento utilizaría la propaganda como un medio o método para influenciar al pueblo paraguayo. Me quede sentado un rato sobre una palabra mencionada en el artículo. Una palabra que desde chico me intereso, suena bien, es largucha, se lee de la misma manera en español e ingles y la primera vez que la leí fue en un póster viejo con un diseño que a mi me parecer era para la próxima película de guerra en donde Arnold Shores Negros salvaría al mundo una vez mas.

Gente, la palabra del día: PROPAGANDA. Me gusto poder leerla y recordar las innumerables veces en que la escuche ser mal utilizada en una oración, por ejemplo viendo la tele con amigos, el programa en cuestión fue a la tanda de comerciales (COMERCIALES!) a lo que mi amigo Amarret Gordini vociferó “Hijo, que buena propaganda chera´a!”. Así que, sumando a mi mal informado amigo con el comunicado del departamento de comunicación siento que es mi deber cívico explayar y explicar la diferencia entre PROPAGANDA y PUBLICIDAD (son los que hacen los comerciales estimado Amarret)

Ahí va la bala:

La PROPAGANDA política consiste en el lanzamiento de una serie de mensajes que busca influir en el sistema de valores del ciudadano y en su conducta. Se articula a partir de un discurso persuasivo que busca la adhesión del otro a sus intereses. Es de carácter monológico y requiere el recurso del anuncio. Su uso primario proviene del contexto político, refiriéndose generalmente a los esfuerzos patrocinados por gobiernos o partidos para convencer a las masas.

La PUBLICIDAD es una técnica de comunicación masiva, destinada a difundir o informar al público sobre un bien o servicio a través de los medios de comunicación con el objetivo de motivar al público hacia una acción: El Consumo.

O sea… (Esta es la palabra preferida del paraguayo cuando va o a mentirte o a darte su punto de vista…espera un poco, ahora que pienso mi señora la utiliza muy a menudo.)

La diferencia entre ambas palabras es que la propaganda es la difusión de ideas políticas, filosóficas, morales, sociales o religiosas, es decir comunicación ideológica o valores culturales. Informa a la población, genera conciencia y modifica conductas. A pesar de que tanto la propaganda como la publicidad pretenden modificar la conducta de la gente, ésta se diferencia de la publicidad por su afán de lucro, es decir que no tiene fin comercial. Ejemplos claros de la misma son las propagandas de educación vial, de la prevención contra el sida, campañas de conservación del medio ambiente, contra la discriminación, etc.

Así que Gordini, la próxima ves que veas una pieza publicitaria que te guste abanicale con las siguientes palabras “Que buen comercial” o “Uy, no vieron la publicidad de Piccole, re cool” y cosas así manteniendo ese aire entre hombre niño y señorita que te caracteriza.

Si tuviera que comparar a una figura de hoy con una de ayer para asegurarme de contrastar y dejar claro mi punto seria decir que lo que hizo Philip Kotler para el Marketing lo hizo Perón para la propaganda política en Sudamérica. Si no me creen vayan a su tienda de DVD (les recomiendo Long Play DVD Social Bar, publicidad gente: Publicidad) y pidan una copia de EVITA, una película inspirada en un musical sobre la vida de Eva Perón, la segunda esposa de Juan, por ahí escuchaste hablar de ella. Protagonizada por Madonna y Antonio Banderas. A mi entender ya que de política no entiendo nada Evita era tipo la Barbie mas vendida de la propaganda y Perón era como Duke de los GIJOES, aunque el juguete mas vendido siempre fue el Sr. Ernesto “Che” Guevara.

Es muy fácil confundir la propaganda con la publicidad, ambas buscan comunicar nada mas tienen distintos objetivos. También es fácil terminar confundiendo un icono reconocible con una marca bien creada y por ende conocida. Kevin Johansen define este punto mejor que yo en una música en donde dice: “…Todos se compran la remerita del Che. Sin saber quien fue. Su nombre y su cara no paran de vender…Parece McGuevara’s o CheDonald’s”. La propaganda puede dejar iconos que eventualmente através del comerciante se convierten en marcas las cuales pocas veces necesitan de publicidad.

Y así es el quid de la cuestión. Esperemos ver que pasa. Si en los próximos 40 años terminamos comprando el muñeco Ken Lugo ya saben que lo que consumimos.



“La Propaganda, para ser eficaz, debe ser creída. Para ser creída, debe ser creíble. Para ser creíble, debe ser verdadera.” --Hubert Humphrey

Por Esteban Aguirre Barrail
Director Ojo de Pez S.A

3 comentarios:

oz dijo...

tal cual.

me mato eso de conservar el aire entre ninho, hombre y senhorita hahah, ubercool! haahah

Esteban Aguirre Barrail dijo...

Conoces ese aire Gran Oz, el que hacia zapping entre la granja del saber, jem and the hollograms y he-man. sabeloó.

salud!

Sant1a60 dijo...

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=propaganda

en realidad tu amigo utilizo bien la palabra...